underConstruction

Anticorrupción reclama órganos judiciales especializados contra el crimen organizado, cuya falta suple la Audiencia

La Fiscalía Especial Anticorrupción reclama, en su Memoria correspondiente para 2009 a la que ha tenido acceso Europa Press, la especialización de los órganos judiciales en la lucha contra el crimen organizado, la corrupción y el blanqueo de capitales aunque reconocen que la Audiencia Nacional suple "de alguna manera" esa falta. En referencia a la Audiencia, especifica que es un órgano judicial que estando especializado en materia antiterrorista y contra el crimen organizado dedicado al tráfico de droga, aporta conocimientos sobre el delito de blanqueo de dinero, pero no de criminalidad organizada.

Fuente: EP.

En este sentido, el informe recuerda que existe ya especialización en la lucha contra este tipo de delincuencia en la Policía y la Guardia Civil, además de en el Servicio de Vigilancia Aduanera. Asimismo, considera de "especial relevancia" la actuación de Instituciones Penitenciarias por ser "consciente" del "enorme poder" de las personas en prisión provisional dentro de las cárceles.

Anticorrupción cree que, además de dotar al Estado de esos órganos especializados en la lucha contra el crimen organizado, hay que darles permanencia y fomentar la coordinación entre los distintos organismos dedicados a esta lucha.

Por otro lado, el informe compara el funcionamiento de las bandas organizadas con el de una "gran empresa" que ha decidido implantarse de manera definitiva en la sociedad y en el mercado e intenta monopolizarlo.

CON VOCACIÓN DE PERMANENCIA En este caso, se trata de grupos organizados de modo jerarquizado con vocación de permanencia, con ánimo de lucro y de obtener poder sobre la sociedad. "También son grupos de personas que elaboran una estrategia para desactivar al Estado, para desprestigiarlo, para corromperlo", señala la Memoria.

También explica que, para que se considere delincuencia organizada, deben concurrir pluralidad de personas, una estructuración establecida mediante la existencia de una jerarquía y una división funcional, cierta vocación de permanencia temporal y una actuación concertada.

A su juicio, la lucha contra el crimen organizado "no es idónea" desde la perspectiva de la mera detención de los miembros de la banda, sino que hay que abordar su lucha desde la doble perspectiva de, por un lado, ampliar territorialmente su investigación a través de la cooperación internacional y, por otro, ampliar objetivamente su investigación estableciendo tipos penales eficaces.

Señala también la Memoria que en España, tanto Fiscalía como Policía intentan no permitir el asentamiento en el territorio nacional de personas que pertenezcan a este tipo de bandas ante la convicción de que, tarde o temprano, esas personas generarían actividad criminal en su entorno.